viernes, 20 de marzo de 2009

Sobre la ley de dependencia

Estoy tratando de rellenar el formulario para solicitar la ayuda de la ley de dependencia y me encuentro con que no entiendo la mitad de las cosas que dice la ley. No se en que consiste cada grado, en que se basa la valoración y hay varias cosas más sobre las que dudo.

Si estais en la misma situación que yo quizás os sea útil el documento referente a este tema que tiene Afandem en su página web. Es rápido de leer y se explica de una forma bastante sencilla.

5 comentarios:

  1. Como siempre los aportes de Rosario tan útiles.

    Muchas gracias a ti y a AFANDEM por el trabajo.

    Espero que consigamos todos la mejor ayuda.

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Rosario,

    Para las familias con niños con TEA, que no hayan solicitado la Ley de la Dependencia, hacerlo. Nuestros niños entran en ella, y tienen todo el derecho a solicitarlo, además es bueno que la Administración conozca cuantos niños con TEA existen en Madrid.

    Inés

    ResponderEliminar
  3. La Ley de Dependencia en Madrid es una estafa. Tenemos que unirnos para que la cosa cambie. No podemos ser la Comunidad más atrasada de España. Si quieres saber más, entra en mi blog
    http://noesmadridparaviejos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Aprovechando que me veo obligado a faltar del trabajo para quedarme con los niños por la enésima huelga de educación que tenemos en nuestra maravillosa comunidad de Madrid, y que ya tengo toda la documentación me he puesto a rellenar las dos solicitudes y cuando llamo 012 para confirmar la dirección de entrega (C/Espartinas 10) me indica la operadora que hay otro formulario porque la ley ha cambiado.

    http://www.madrid.org/cs/Satellite?idConsejeria=1109266187278&idListConsj=1109265444710&c=CM_InfPractica_FA&pagename=ComunidadMadrid%2FEstructura&sm=1109266100977&idOrganismo=1142310681515&language=es&cid=1142353558987

    Que lo sepáis. Me pongo a rellenarlo.

    Animo a todos.

    ResponderEliminar
  5. Mi historia es triste pero al mismo tiempo de esperanza. Yo tengo a mi madre -tenía- enferma de Alzeimer desde hace 9 años. Desde el primer momento la calificación de nivel estuvo mal asignada, y desde el primer momento, recurso de alzada, luego reposición, luego busca un abogado para que vaya al Tribunal Superior de Justicia de Madrid (al contencioso administrativo), luego que se lo ha pensado mejor la Comunidad de Madrid y que va a revisar el caso, pues dile al abogado que paralice el procedimiento, y luego el olvido. Transcurridos más de tres años desde la primera visita nos llaman a la calle Espartinas, donde nos dicen que se le ha dado el grado que reclamábamos y además que la fecha de efectos es desde la primera solicitud. Y luego...nuevamente el olvido.
    Yo -que trabajo en la Administración y se como funciona- tengo claro que a veces hay que dar el coñazo, pero en este caso ¿a quién? ¿cada vez que quieras preguntar tienes que pedir cita y esperar dos horas para coger la cita y otra para que te atiendan?. No, yo quería que a mi padre no le costara horas de pies esperando. Así que me metí dentro de sus oficinas ¿cómo? con un simple fax.
    El primer escollo estaba salvado, me iba a dirigir a ellos por fax (previamente cualquier papel lo registraba en un registro de la Comunidad de Madrid) diciéndoles que les adelantaba el escrito registrado.
    ¿Pero a qué número de fax? En la Comunidad de Madrid para la Dirección General de (des)Coordinación de la Dependencia sólo existe el 010, no hay ningún número de fax a diferencia del resto de Consejerías o Direcciones Generales.
    Pues dije: a cualquiera. Me cojí un número de fax y a la 15ª vez que lo envié me llamaron por teléfono (importante utilizar un número para enviar que sirva como teléfono y fax) rogándome que no enviara más faxes (lo había enviado 15 veces, por diez páginas, 150 páginas), que allí no estaba Dependencia. Al mismo tiempo me facilitaron el nº de fax de Dependencia, que por cierto es el 914208691. El segundo escollo ya estaba salvado, me había metido en sus oficinas sin mover más que un dedo. Me rogaban también que no lo enviara a Dependencia, que ya lo habían hecho ellos.
    Pero eso no me bastó. Viendo que había logrado una primera victoria, lo envié otras 15 veces al nuevo fax. Y así con el primer escrito, con el segundo y con el tercero, hasta que una persona muy enfadada me llamó para decirme que le había gastado un paquete de folios a la Comunidad de Madrid. Le dije que si quería le decía lo que me había gastado en abogados.
    A la semana llamaron a mi padre para informarle de que le abonarían la ayuda con todos los atrasos. Que ya habían preparado el último escrito y estaba pendiente de firma.
    A las dos semanas mi madre moría.
    Y hace una llegaba el dinero y el escrito (este con fecha anterior al fallecimiento de mi madre, ya sabéis que el requisito final de firma del PIA es indispensable para el cobro de la ayuda y tiene que estar firmado -no notificado- antes de que el dependiente fallezca).
    Pues ya sabéis de cómo logré con un fax y siendo pesada, lo que no logré con abogados y yendo de "buenas maneras". Una victoria amarga, pero victoria.
    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar