lunes, 9 de febrero de 2009

FEAPS ENTREVISTA A UNA DE NUESTRAS SOCIAS

Entrevistas del 2009


ÁNGELA APARICIO: "MEJORARÍA LA INFORMACIÓN ENTRE FASE Y FASE DEL PROCESO"


Es madre de un niño de 7 años, diagnosticado autista y alumno de Cepri desde hace un año, por lo que se ha incorporado recientemente al movimiento asociativo. Ha recibido el PIA y hemos hablado con ella para conocer sus impresiones respecto al proceso de solicitud de valoración de la Ley de Dependencia. Durante la entrevista nos acompaña Rocío Esteras, trabajadora social del centro educativo, para aportar también su experiencia en este asunto.
Madrid, 27 de enero de 2009.


¿Cuándo empezaste a oír hablar de esta Ley?

Ángela : En cuanto salió. Oí por la televisión la noticia y a los dos días me fui a ver a la trabajadora social de los servicios sociales. Allí me dijeron que el trámite sería lento y que me esperara porque primero atenderían a las personas más dependientes. Sin embargo me decidí a solicitarlo cuanto antes.
¿Cuál ha sido el proceso seguido desde que lo solicitaste hasta que por fin recibiste el PIA?

Ángela : Solicité en abril de 2007. En junio o julio de ese mismo año me llamaron por teléfono para venir a valorar al niño. Pasó un año desde la valoración hasta que me enviaron el grado y nivel de dependencia de mi hijo con el catálogo de prestaciones a que tienen derecho todos los que tienen ese grado, con todo lo que ‘me pertenecía’. Una vez me envían esto tuve que responder si estaba de acuerdo con el resultado de la valoración que habían hecho. En octubre de 2008 finalmente recibí el PIA.


Entre el momento de recibir la primera notificación con el catálogo completo de prestaciones para el grado y nivel de dependencia, y el Plan Individualizado que recibes meses después, ¿se pusieron en contacto los servicios sociales contigo para ver en tu opinión cuáles eran más necesarios?

Ángela : No, aunque luego acertaron con la prestación. Sí lo hicieron cuando recibí el PIA para ver si había devuelto la documentación que me pedían porque decían que querían empezar a pagar ese grado antes de finalizar 2008.


¿Qué esperabas de la ley cuando oíste hablar de ella, y cuando comenzaste el proceso de solicitud?

Ángela : Sinceramente me esperaba un no como respuesta. Me lo habían pintado muy lento y muy mal, que sería para personas mayores y enfermas y me habían dicho que en mi caso al menos hasta 2010 no esperara nada. Estaba segura de que iba a ser un proceso todavía más lento.


¿A nivel de prestaciones que te han incluido en el PIA?

Ángela : Estoy contenta, se han cubierto las expectativas que tenía y como he comentado acertaron con la prestación que yo en este momento más necesito, que es la de cuidado en entorno familiar.


¿Es tu impresión similar a la de otras familias que conozcas?

Ángela : Hay de todo. Las conozco contentas con la valoración, pero también hay quienes no lo están y han recurrido.

Rocío: En general muchas recurrieron cuando se aplicó la pasarela y sin valorar a las personas con discapacidad se utilizó el certificado de minusvalía como equivalencia.


¿Cómo crees que tiene que evolucionar esta Ley según se vaya haciendo tu hijo más mayor? ¿Habrá más valoraciones?

Ángela : Si, así me lo dijeron, que en unos años volverían a valorarle. Pero sinceramente no lo se. No pienso en el futuro, no quiero hacerlo. Quiero ir día a día viendo cómo mi hijo evoluciona porque no se cómo va a ser.


Como familia que se ha enfrentado a este proceso de solicitud, ¿qué mejorarías para que sea más fácil para otros padres y madres?

Ángela : La información. He tenido que dar muchos paseos, ir a la calle Espartinas a informarme porque por teléfono me he vuelto loca. No se las veces que he llamado al 012.

Rocío, tú que hablas con más familias, ¿qué puedes aportar en este sentido?

Rocío : Una de las primeras quejas que empezamos a recibir es que para valorar no se ajustaban al horario de, en el caso de las familias de Cepri, los alumnos del centro. También es verdad que lo solucionaron con el tiempo y los valoradores fueron más flexibles en este sentido. Con respecto a la desinformación, en realidad la solicitud no es difícil de tramitar. El problema es que después de entregarla no sabes qué va a pasar en seis, siete meses o un año. En esos tiempos de silencio, no sabes si es que la cosa va despacio, si se ha desestimado… y por teléfono es muy difícil contactar.



Gracias Ángela, y gracias Rocío por vuestro tiempo.

http://www.feapsmadrid.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario